Slider

Esforzarse por cumplir los sueños siempre implica algún tipo de sacrificio, pero cuando se llega a la meta se comprende que todo valió la pena; Víctor López en un ejemplo de la constancia y disciplina que todo camino al éxito requiere.

El sonido de teclas, códigos en las computadoras y un ambiente colaborativo es lo que se percibe al entrar a uno de los laboratorios de programación de CONEXION, organización sin fines de lucro, cuyo proyecto más reciente es TICONGLE.

Entre los participantes que forman parte de este proyecto se encuentra Víctor López, joven de 19 años que recibe el curso de Programación Analista de Lenguaje PHP, en el que cada día pone en práctica el conocimiento adquirido. A pesar que Víctor estudia un Técnico en Ingeniería en Computación en una universidad privada del país, complementa su aprendizaje con los cursos que toma como parte del proyecto; “Estar en la universidad no significa que ahí vaya a acabar todo, me puse a pensar que en otro lugar podía adquirir mayor conocimiento, complementarlo”, comentó Víctor.

Actualmente, muchos jóvenes no tienen acceso a la educación superior o no cuentan con la experiencia necesaria que requieren las empresas para una contratación, lo que dificulta su inserción laboral y el acceso a mejorar su calidad de vida; dada esta problemática TICONGLE surge como una oportunidad de desarrollo profesional a través del aprendizaje integral.


“TICONGLE nace para darle la oportunidad a los jóvenes que no han podido desarrollarse y darles la educación, generarles algún tipo de experiencia en el área que ellos han decidido desarrollar”, mencionó Juan Pablo Chinchilla, Técnico de Proyectos de CONEXION.

Víctor ha tenido que aprender a cumplir con sus responsabilidades tanto en la universidad como en los cursos que recibe como miembro del proyecto TICONGLE, un esfuerzo que su familia y él ven como una puerta abierta. “Mi familia ahorita lo ve como una gran oportunidad para mí porque han visto mi progreso, y no solo es un bien para mí, sino para la sociedad” destacó el joven.

Una de sus principales metas en la actualidad es desarrollar su propia idea de negocio y llegarla a materializar en una empresa propia.

Juan Pablo Chinchilla, Técnico de Proyectos de CONEXION

Fomentar el emprendimiento de los jóvenes por medio de la enseñanza, la asesoría y acompañamiento continuo es uno de los objetivos principales del proyecto, el cual busca el autoempleo; o bien, la inserción en empresas aliadas, en las que los jóvenes han trabajado por proyectos específicos.  “No es solo prepararlos o darles clase sino también acompañarlos, el joven recibe por parte nuestra una tutoría durante cualquier ejecución de los proyectos”, comentó Chinchilla.

Así como Víctor, muchos jóvenes pueden aprovechar la oportunidad de recibir cursos gratuitos de programación, diseño, marketing, producción de video, entre otros, los cuales serán de provecho para mejorar su situación en el mercado laboral. El esfuerzo y la constancia son requisitos que los jóvenes deben cumplir para formar parte del programa, pero sobre todo las ganas de superación.