El comercio online ha experimentado un despegue gracias a la pandemia. El 2020 marcó un antes y un después en el comercio online; ya que la pandemia obligó a las marcas y a los profesionales del sector a realizar esfuerzos para adaptarse a toda velocidad a la nueva realidad y al nuevo consumo.

Pero, ¿Cuál es el perfil del consumidor online? Un reciente estudio del comparador de precios y ofertas online Idealo ha descrito algunos hábitos del consumidor. La mayoría de los consumidores realizan sus búsquedas por la mañana. Si hablamos de días de la semana, el análisis coloca el domingo y el lunes como los días escogidos por los consumidores para llevar a cabo sus compras online; sorprendentemente, el viernes es el día menos elegido para obtener sus productos.

El móvil ha ganado terreno a la computadora personal a la hora de efectuar las compras online, haciendo un uso más intensivo de todas las funcionalidades de las aplicaciones. Por ejemplo, se ha detectado un incremento de uso de la herramienta “alarma en el precio”, una opción que notifica al usuario cuándo el producto alcanza el precio ideal que ha marcado previamente.

Resultado de imagen de ecommerce

Estos nuevos hábitos surgidos por necesidad o como oportunidad ante la pandemia revelan las nuevas necesidades que han surgido en el año 2020 y que seguirán ganando terreno en el curso presente.

Las nuevas tendencias en búsquedas aseguran el auge de la tecnología con productos como los smartphones, los ordenadores, los televisores y los smartwatches. Las deportivas y sneakers también se han convertido en un producto bastante codiciado, así como los electrodomésticos.

Además, se estima que la masa de compradores online se duplicó durante los días de cuarentena y orgánicamente, esta cantidad, sigue creciendo y aumentando su frecuencia de compra; y regionalmente el comercio electrónico avanzó y creció en 2 meses lo que hubiera tomado 5 años.

10 desafíos para el ecommerce en este año:

1- Educación a la oferta

Es necesario profesionalizar la oferta que existe en comercios en línea, sean productos y servicios, o por cualquier canal no presencial; otorgar conocimientos específicos para brindar una mejor experiencia.

2-Entender la demanda

Las empresas deben identificar y diferenciar los productos que los usuarios prefieren comprar vía online y cuáles prefiere comprar de manera presencial; esto permitirá tener un panorama más claro, difundir los beneficios de comprar online y realizar los ajustes necesarios para brindar una mejor experiencia e interacción online.

3- Fortalecer la relación público-privada

Es necesario estrechar alianzas entre la empresa privada con el Gobierno para efectuar una mejor toma de decisiones y al diseño de estrategias que sean beneficiosas para ambas partes y para el país a nivel de tributos y en condiciones de mercado. Trabajar de manera mancomunada para difundir las ventajas y mejoras en temas como: logística y medios de pago.

4- Mejorar el alcance de la bancarización

Facilidad para que las personas se encuentren bancarizadas, esto permitirá generar un ecosistema de formalidad en el sector, aumentando la confianza de los consumidores para realizar transacción y compra electrónica.

5- Acceso a la tecnología

Mejorar el alcance de digitalización de diversos sectores facilitando el acceso a dispositivos, como en el ancho de banda de internet; esto no solo como vía para dinamizar la economía a través del comercio electrónico si no para facilitar el teletrabajo y teleeducación.

6- Se diluye la frontera entre las ventas físicas y online

Durante la pandemia los negocios locales han tenido que reinventarse a marchas forzadas para no verse abocados al cierre, y tener presencia online ha sido uno de los cambios más necesarios. Combinar el canal online con el físico ofrece enormes ventajas para las empresas, ya que permite crear múltiples combinaciones de venta según cada necesidad.

7 – Social selling

Por otra parte, las ventas a través de las redes sociales han sido una alternativa para aquellos negocios que no han podido crear una plataforma propia de eCommerce. Pero, lo ideal es utilizar el social selling como un refuerzo a las ventas web. La mayor barrera que tiene este método es la falta de confianza por parte del usuario. Romper esa barrera mediante una estrategia en social media que se base en la transparencia y la comunicación será un reto para las empresas.

8 – Globalización

Una tendencia imparable es la globalización. Especialmente por parte de aquellas empresas que han creado productos o servicios originales y únicos y desean exportarlos a otros países. La tecnología lo pone cada vez más fácil, en este sentido, centralizando las ventas a través de una pasarela de pagos cualquier empresa que lo desee puede empezar a exportar sus productos a países vecinos.

9 – Sostenibilidad

Otra tendencia que no se puede negar es la preferencia progresiva de los consumidores por productos sostenibles y de proximidad. Vender productos con materiales reciclados, asegurar un trato justo en todo el proceso de fabricación o llevar a cabo acciones de responsabilidad corporativa son detalles que el cliente cada día valora más. Es muy recomendable empezar un plan de compensación de la huella de carbono para que el cliente internacional tenga la tranquilidad de estar comprando de manera responsable y sostenible.

10 – Pagos seguros

Es importante apostar por una tecnología de pagos que permita los pagos físicos y online, tanto en web como en redes sociales y facilite la internacionalización.