La brecha de género en el mercado laboral es una constante en muchos sectores económicos, pero es más evidente cuando hablamos de mujeres en el sector de las TIC. A pesar de que un 34 % de las mujeres considera que es más probable que la igualdad de género se logre a través de estructuras de trabajo remotas, de momento, el teletrabajo no está contribuyendo potenciar su presencia en el ámbito TIC.

En América Latina, más de la mitad de las mujeres en el sector TI (tecnologías de la información) ha reportado realizar la mayor parte del trabajo doméstico en comparación con los hombres durante la pandemia. Así mismo, creen que los efectos de la “nueva normalidad” han retrasado su evolución profesional.

Kaspersky, empresa de ciberseguridad realizó una encuesta en línea a 13.000 personas en 19 países, como Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Australia e India, entre otros.

Esta encuesta exploró las percepciones de las personas sobre las diferencias de género existentes en la industria, las barreras para una carrera en las industrias de tecnología y TI entre ambos sexos. Aunque personas en la industria creían que, con el teletrabajo, podría igualarse las condiciones desde una perspectiva social y de planificación familiar y que se eliminarían los estereotipos tradicionales en torno a la disponibilidad y la duración de la carrera profesional de la mujer, al menos en la primera etapa no ha sucedido exactamente eso.

Resultado de imagen de working from home

Estudios han indicado que la vida en confinamiento traería un cambio positivo para la industria en la lucha por la igualdad de género. Por ejemplo, una investigación del National Center for Women & Information Technology (NCWIT) señalaba meses atrás que el trabajo flexible es una solución concreta que podría permitir a las madres trabajadoras aceptar más oportunidades laborales, salarios más altos y obtener un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal (el 56% de las mujeres abandonan sus trabajos a mitad de su carrera).

Si bien el informe de Kaspersky “¿Dónde estamos ahora? Entendiendo la evolución de las mujeres en la tecnología”, destaca que las mujeres de la industria en la región realmente prefieren trabajar en casa en vez de la oficina, sintiéndose más eficientes, las estadísticas señalan que las mujeres han luchado desde marzo de 2020 por combinar la vida laboral con la familiar.

“La otra tendencia importante que se ha acelerado a raíz de la pandemia es la coexistencia de empleados remotos e híbridos (que combinan el home office con el trabajo desde la oficina) dentro de la misma organización. Esto representa un desafío para las mujeres que trabajan de forma remota, ya que pueden tener menos acceso a la alta dirección que trabaja desde las oficinas. Los empleadores deben ser conscientes de esas desventajas y planificar en consecuencia para minimizarlas “, Patricia Gestoso, directora de soporte científico al cliente de la compañía de software BIOVIA, ganadora del premio 2020 Women in Software Changemakers.

Hasta el 49% de las mujeres en tecnología (comparado con el 37% de los hombres) cree que un entorno laboral igualitario sería lo mejor para su progreso profesional, y el 43% piensa que el trabajo a distancia es una forma óptima de lograr esa igualdad. El sector tecnológico debe ahora mantener su propio impulso alentador con la esperanza de que los estereotipos sociales permitan esta cadena de eventos en los meses y años venideros.

Conciliar teletrabajo y vida familiar siempre ha sido uno de los grandes retos del mercado laboral. Un desafío que muchos pensaron que el teletrabajo podría suavizar pero que, lamentablemente, no parece haber sucedido.

El sector tecnológico debería aprovechar este impulso para facilitar el cambio de los estereotipos sociales en los meses y años venideros.

Hablemos sobre la Brecha de Género en El Salvador, inscríbete al conversatorio en el marco del Día de la Niñas y Mujer en Ciencias que se celebra este 11 de febrero aquí