La Transformación Digital es un concepto que está a la orden del día, y seguiremos escuchando hablar de él durante los próximos años de post-pandemia. Todos los procesos de digitalización actuales han avanzado aceleradamente, contribuyendo a una transformación aún más rápida en el ámbito social, económico e industrial.

Hace unos meses, los responsables empresariales entendieron que la transformación digital era inevitable e hicieron planes definidos para el cambio. Con la llegada del Covid-19, las cosas tenían que cambiar. Y es que, con cierres y medidas generales de distanciamiento social de gobiernos locales y estatales, la oficina física ya no era factible. De esta forma, el proceso de digitalización se instauró cómo la única solución al problema.

En una actualidad basada en el desarrollo de TI, solo aquellas compañías capaces de adaptarse a esta nueva realidad serán viables. De manera que, términos como IA, Big Data, blockchain, ciberseguridad o IoT, se han convertido en cotidianos y están permitiendo que la sociedad sea consciente de la necesidad y bondades que la tecnología nos trae. Por su parte, el famoso teletrabajo ha llegado para quedarse, gracias a sus múltiples ventajas. Esta nueva modalidad ofrece la posibilidad de abandonar la presencialidad y adoptar un enfoque basado en objetivos, con mayor flexibilidad de horarios y mejora de la productividad.

Óscar Bernacer, director de preventa Cloud de Oracle, sostiene que “la demanda en la digitalización empresarial hay que entenderla en tres ejes que están interrelacionados y que deben ser abordados de forma integrada”. Según este directivo estos tres ejes principales son los siguientes:

  • People: Las empresas necesitan contar con personal con conocimientos y experiencia en el ámbito de IT y capacidad para adoptar y adecuar la tecnología a las necesidades de cada empresa.
  • Process: Los procesos empresariales tienen que estar perfectamente definidos y establecidos, con pasos y responsables claros y que estén sustentados en la tecnología como elemento facilitador de los mismos, en particular en cuanto a aspectos como la automatización, repetibilidad, trazabilidad, resilencia, escalabilidad, integración y agilidad.
  • Technology: Las empresas requieren de tecnologías flexibles, fiables, seguras, escalables y de coste variable en función de las cargas de trabajo que deben sustentar.

La digitalización efectiva implica fuertes cambios económicos y sociales. Nadie puede ignorar las oportunidades que ofrece ni los retos que representa, de ahí que exija una actuación con vocación de liderazgo.

Plan de digitalización

Todo ello requiere una apuesta decidida por el incremento en la inversión en I+D+i, una mejor educación y unas Administraciones Públicas modernizadas. Pues, a la vez que existen medios para facilitar la digitalización, también encontramos barreras y frenos que pueden llegar a dificultarla.

Entre los principales facilitadores digitales de naturaleza tecnológica encontramos: Redes de banda ancha, como clave de la existencia de la Sociedad Digital; Cloud Computing, donde el sector público debe involucrarse para consolidar el modelo cloud; IoT, presenta un nuevo campo de oportunidades de negocio basado en servicios digitales asociados a los productos; Big Data, el cual exige plantear un nuevo modelo de negocio en el cual los desarrolladores de apps sean imprescindibles; Robots y drones, para la automatización de las cadenas de producción con una reducción de costes; IA y computación cognitiva, que presentan notables avances en ámbitos como la medicina, al contribuir a la rápida creación de tratamientos personalizados.

Como calculó Boston Consulting Group en octubre de 2020, solo alrededor del 30% de los esfuerzos de transformación digital están dando exactamente los resultados que se esperaban de ellos. Por lo tanto, se desperdicia un gran porcentaje del esfuerzo, tiempo y dinero para la transformación digital.

Este hecho debería obligar a los CEO a medir todo muy bien antes de embarcarse en un viaje digital. También es un motivo para estudiar el tema lo mejor posible, por sí solo probablemente no funcionará. Por otro lado, la situación en la economía global es tal que las empresas que se queden al margen del proceso digital se quedarán no sólo sin números, sino también sin dinero, según señaló Itworld. Sin embargo, hay algunos hechos importantes que, una vez dominados, pueden evitar la mayoría de los escollos de la transformación digital. 

Lo principal es reconocer que no todo saldrá como estaba previsto en el camino de la transformación digital, y esto es normal. Además, la transformación digital es un proceso complejo y de varias etapas, no una caminata de una tarde de verano entre ranúnculos en flor. La carga de trabajo del personal se duplicará al menos (las personas realizarán sus tareas tradicionales y aprenderán nuevos productos y procedimientos) y no todos los empleados estarán contentos con los cambios.

Sin embargo, los expertos señalan que una transformación digital exitosa de una empresa mejora en promedio la satisfacción del usuario en un 30% y aumenta la satisfacción de los empleados en un 20%. Es decir, en caso de un resultado exitoso, se vuelve mejor para todas las partes. En general, la transformación digital de las empresas es un fenómeno nuevo, todavía no existen muchos estándares y prácticas estables. Sin embargo, ya se ha ganado más experiencia y se sabe algo importante.

Paso 1

En primer lugar, debe despertar el interés de los empleados. Los expertos  creen que la falta de motivación de los empleados en el resultado es una de las razones más importantes del fracaso de todo el proceso. Para obtener apoyo, la apertura es necesaria desde el principio: es mejor acumular el trabajo de toda la empresa en dos profesionales cualificados, que presionar al resto de la plantilla sin que estén preparados. Los empleados deben saber que después de tiempos difíciles de transformación que no durarán para siempre, sus vidas serán mejores y más amenas, trabajarán más fácilmente y cobrarán mejor.

Paso 2

Lo segundo que debe hacerse es establecer comentarios con los empleados y los clientes. Las comunicaciones rápidas, receptivas y abiertas aumentan ocho veces la probabilidad de una transformación digital exitosa, según un informe de McKinsey. Es necesario realizar reuniones periódicas con la participación de una amplia gama de partes interesadas para discutir todos los temas emergentes. También es muy importante enviar avisos sobre próximos cambios con una explicación de su significado para que no haya sorpresas desagradables.

Paso 3

Para los clientes, la tarea más importante es recopilar información sobre su experiencia de usuario, que incluye todo tipo de formularios de comentarios y solicitudes para calificar la calidad de la interacción en puntos después de la finalización de la transacción. 

Paso 4

Y lo último, es necesario recordar que la finalización de la transformación digital es una pequeña parada en un largo camino, es como una reparación que no se puede completar, la necesidad de cambios surgirá una y otra vez. Es imposible optimizar al ideal, ya que es inalcanzable, por lo tanto, podemos decir que el proceso de transformación es interminable.

Desde la sostenibilidad hasta la seguridad, te compartimos una serie de informes sobre transformación digital para ayudar a empresarios y decisores a identificar e iniciar estrategias y soluciones para ser eficientes en el futuro, en el siguiente link brother.es