Slider

Por Krissia Tomas

Un buen ambiente donde aprender es vital para construir lazos de amistad que permitan el trabajo en equipo y el aprendizaje continuo e integral, y Walter es un claro ejemplo.

 

Cada uno de los jóvenes que pertenecen al programa tiene una característica especial que lo distingue del resto, la de Walter es su sentido del humor. El joven de 18 años forma parte del programa desde su inauguración; y con su entusiasmo motiva constantemente a sus compañeros, quienes lo describen también como una persona ágil, creativa y persuasiva a la hora de trabajar.

Parte de la metodología del programa es involucrar a los jóvenes en proyectos para que pongan en práctica el conocimiento adquirido en clases; esto les permite no solo poner a prueba el aprendizaje, sino adquirir experiencia que abonará a su currículo, y por ende incrementará las posibilidades de obtener un empleo o crear y materializar su propia idea de negocio. Pertenecer al programa TICONGLE es una oportunidad que no hay que desaprovechar, así lo consideró Walter cuando se dio cuenta de la existencia de este programa; el joven mencionó que se enteró por medio de un curso que estaba recibiendo en CONEXION.

Para Walter, el trabajo en equipo es uno de sus aprendizajes más grandes como miembro del programa; pues durante los proyectos cada uno trabaja de acuerdo a sus fortalezas pero necesitando del otro; lo que provoca una sinergia que permite que los proyectos se realicen con éxito.

El instructor Juan Pablo Chinchilla enseña a Walter programación /fotógrafa Fátima Sosa.

Un aspecto valioso del programa es que los jóvenes no solo se especializan en un área en específico, sino en varias; todas pertenecientes a las tecnologías de la información; disciplinas que hacen que el aprendizaje sea integral. En el caso de Walter, ha recibido cursos de AutoCAD, programación web, creación de aplicaciones móviles, Dreamweaver y Photoshop. La constancia es otra de sus características, quien tiene una asistencia impecable; a pesar de viajar todos los días en el transporte colectivo de una zona distante; él está determinado a pertenecer al programa y tomar todos los cursos que contribuirán a su formación.

Parte de las metas de este joven es comenzar sus estudios universitarios en una carrera relacionada a la informática y conseguir un trabajo que le permita costearse sus gastos y apoyar a su comunidad. Es un joven diferente, que no solo busca su bienestar, sino que piensa en cómo ayudar a los que están a su alrededor por medio de su trabajo.

Sin duda su esfuerzo lo llevará lejos, pero por el momento es tiempo de brindarle una mano para que continúe su formación y se involucre en más proyectos tan exitosos como en los que ha participado.