En muchos hogares y empresas se ha reforzado la limpieza, sobre todo en elementos que se tocan con frecuencia como los pomos de puertas o barandillas.

Pero hay otro objeto que utilizamos innumerables veces al día y tal vez no se te ocurrió limpiarlo tan a menudo: el celular.

Existe una diferencia entre limpiar y desinfectar, procesos que se deben hacer en ese orden. Con el primero, retiras la suciedad y reduces el número de gérmenes, y con el segundo, matas a muchos de los que todavía quedaban tras la limpieza.

Apple recomienda en su página web apagar el teléfono y retirar todos los cables antes de limpiarlo. Luego, utilizar unatela con tratamiento antipelusa (por ejemplo, la que te regalan las ópticas cuando te compras lentes nuevos) ligeramente humedecida para retirar la suciedad. Samsung sugiere en su portal web hacerlo con una tela suave y seca, y solo humedecer una esquina un poco si es necesario.

Ambas compañías recomiendan no recurrir a productos de limpieza.

Tutorial: